Las Religiosas del Santísimo Sacramento en España

Las primeras relaciones de la congregación con España, con el deseo defundar una Comunidad, datan de los años 1902-1903. Se hacen con un lugar histórico muy conocido: El Monasterio Benedictino de Santo Domingo de Silos, en la provincia de Burgos, y con el Padre Abad del Monasterio: Dom Ildefonso Guépin, que había reintroducido allí a los Benedictinos en 1880, después de la Desamortización de 1835. Élconocía muy bien las dificultades y persecuciones que vivían las Órdenes y Congregaciones religiosas en Francia, a principios de este siglo XX. Escribe: «Las puertas de España están abiertas en este momento, a todas las Comunidades francesas que quieren establecerse aquí… y yo estaré siempre a su disposición…que seáis todas muy valientes y no temáis el exilio: no somos de la tierra sino del Cielo y la verdadera patria, para nosotros, no está en ningún sitio aquí abajo. A donde sea que vayáis Dios estará con vosotras…».

Es en Noviembre de 1964 que «las puertas de España» se abrieron efectivamente para la primera Comunidad que fundaba así l a misión sacramentina, en la Diócesis de Burgos, en SASAMÓN. Inserta en esta villa de Castilla y León, la Comunidad iba a realizar una misión de educación y enseñanza, de catequesis y de pastoral.

En Agosto de 1974 tiene lugar la fundación de la segunda Comunidad en la ciudad de Burgos, capital de la Provincia. La casa se llamará «EL FARO».Será la Comunidad de acogida y de Formación para las que desean responder a la llamada del Señor para una vocación sacramentina. Al mismo tiempo tendrá un servicio de educación y catequesis para los niños y jóvenes.

Actualmente las dos Comunidades siguen con su misión respectiva:
  •     Más orientada hacia la acogida de grupos y peregrinos, y la pastoral dela Zona Amaya, en lo que concierne Sasamón;
  •     Fiel a la misión de educación de los pequeños y a la atención de los padres; y siempre abierta a la misión de Formación sacramentina, para El Faro – Burgos.
Nuestra fuerza la encontramos cada día en la Eucaristía y queremos concretizar, en la misión, el espíritu y el dinamismo misionero del Beato Pedro Vigne, nuestro Fundador.

Los  «Amigos de Pedro Vigne»,-grupo que surgió a partir de la Beatificación de Pedro Vigne-, están acompañados por las dos Comunidades y comparten con nosotras la riqueza del Carisma sacramentino, a través de diversos tipos de convivencia.